Lifting sin cirugía: los 10 secretos de la radiofrecuencia

Estar más guapa que nunca y lucir un rostro más joven y sin arrugas ya no tiene porqué ser obra de la cirugía estética. La revolucionaria técnica de la radiofrecuencia ofrece resultados espectaculares en un tratamiento al que ya muchos han bautizado como el lifting sin cirugía. Estas son sus 10 claves.

Se trata de una técnica que consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel. Esto que provoca que dicho calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis favorezca el drenaje linfático, la circulación de la piel, la formación de nuevo colágeno y la calidad del tejido subcutáneo, entre otros beneficios.

En todo tratamiento de radiofrecuencia que se precie, hay que tener en cuenta estos 10 aspectos fundamentales. Y ya sabes, si tienes miedo a un quirófano, opta por la radiofrecuencia como el mejor aliado para recuperar una piel rejuvenecida, tersa y brillante.

  1. Procedimiento. Primero se aplica un gel transmisor y después se colocan unas placas de transmisión sobre la piel en la parte opuesta de la zona a tratar. El aparato de radiofrecuencia tiene dos placas que se colocan sobre la piel mientras que se toma la temperatura del área a tratar hasta comprobar que se han alcanzado los 40 grados. La zona con flacidez se divide en subzonas y se van pasando las placas hasta alcanzar los 40 grados.
  2. Aplicación. La radiofrecuencia no es solo para alisar tu piel de muslos, vientres y caderas, también puede ser aplicada a la cara.
  3. Utilidad. Los tratamientos de radiofrecuencia están aconsejados en casos de pérdida de tonicidad y elasticidad a causa del debilitamiento de las uniones moleculares entre fibras y colágeno. Esto provoca imperfecciones como las arrugas o las rugosidades que el láser no permite eliminar.
  4. Sin dolor. Aunque la tecnología en estética ha avanzado sobremanera, algunas técnicas pueden ocasionar algún pequeño dolor o pinchazo molesto en pacientes. Esto no ocurre con la radiofrecuencia. Es un procedimiento indoloro.
  5. Celulitis. La radiofrecuencia es uno de los tratamientos más utilizados para acabar con la celulitis y sus resultados tras unas 5 o 6 sesiones son espectaculares.
  6. Precio. Realizar un tratamiento de radiofrecuencia no es uno de los tratamientos estéticos más caros del mercado, al contrario. Actualmente es una técnica al alcance casi de cualquier bolsillo.
  7. Post-tratamiento. Al finalizar cada tratamiento de radiofrecuencia debes tener en cuenta que tu piel, aunque no haya sufrido dolor, si puede sufrir enrojecimiento debido a su manipulación. Sin embargo, esta desaparecerá en unos cuantos días.
  8. Contraindicaciones. Como casi cualquier tratamiento estético, la radiofrecuencia también tiene sus contraindicaciones para ciertas personas como embarazadas y lactantes, cardiopatías, alteraciones de la coagulación, enfermedades neuromusculares, implantes recientes de colágeno, tener alguna prótesis metálica, marcapasos u obesidad mórbida.
  9. Duración. Si te has decidido en realizarte un tratamiento de radiofrecuencia es aconsejable que entre sesión y sesión dejes pasar unas dos semanas y cada sesión tendrá una duración de una hora.
  10. Combinación con otros tratamientos. Es recomendable que después de la radiofrecuencia, el paciente opte por otros tratamientos estéticos sobre el cuidado de la piel para prolongar sus efectos.

 

sábado, 9 noviembre, 2019|Blog|Comentarios desactivados en Lifting sin cirugía: los 10 secretos de la radiofrecuencia